DAI Gurren Dan

Orewa dare datto omotte yagaru!!
 
ÍndiceFAQBuscarRegistrarseGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Ingreso Jarok

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Kamina
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 5895
Fecha de inscripción : 21/01/2008

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Ingreso Jarok   Vie Abr 11, 2008 1:19 am

Se despertó al cabo de las horas, no tenía idea de cúanto tiempo había pasado, sólo recordaba el sabor de la batalla, la ira pulsando por beber la sangre de sus enemigos, el odio sin medida que había sentido, que incluso ahora sentía, contra los dos.
Había anochecido, ahora mismo no podría rastrearlos bien, que había pasado? Su mente estaba confusa, demasiado. Necesitaba poner en orden sus pensamientos, y sobre todo, sus prioridades.

Tardó en llegar hasta la posada y el viaje se hizo amargo, demasiadas preguntas hervían en su cabeza, demasiados interrogantes sin una respuesta clara, demasiada... ira.
Su madre reposaba febril en la cama, las sábanas empapadas en sudor, las delicadas manos de ella se aferraban a las mantas como si temiera dejarlas escapar, el terror de las pesadillas que estaba sufriendo se veía reflejado en su hermoso rostro.
Jarok pasó su cálida mano por la ardiente frente de la que le había dado a luz. Le pasó por ésta un paño mojado en agua fría y esperó, los resultados no tardaron en hacerse ver, el rostro de su madre empezó lentamente a relajarse, sus manos soltaron las mantas y reposaron plácidamente sobre la cama, Jarok cogió una de éstas y mientras la sostenía con una mano con la otra la acariciaba con ternura, inconscientemente bajó la cabeza, se sentía mal, se sentía terriblemente mal.
Lo había perdido todo, absolutamente todo. Su padre, se había ido sin el, su madre estaba demasiado enferma, la mujer a la que había amado estaba en los brazos de otro...

Levantó la mirada cuando se dio cuenta de que estaba llorando.

Antes de que los sentimientos le hicieran aferrarse con más fuerza a la mano de su madre, la soltó y se dirigió a su cuarto.
La noche se hacía cada vez más larga, y el espacio de la habitación cada vez más pequeño, notaba como las paredes se iban acercando a paso de tortuga, y cómo todo el mundo empezaba a caérsele encima. Los días de sol y lecciones de monta quedaban tan lejanos... Jarok sabía que no podía hacer nada, no podía dejar a su madre mientras el perseguía su ansiada venganza, ella estaba demasiado enferma como para hacer eso. Entonces la alternativa era desistir de la justicia divina y dejar a los malvados escapar, que se marcharan aquellos que se lo habían robado todo, pero cómo podría permitir eso? Cómo podría seguir viviendo sabiendo que el asesino de su padre anda libre junto con la mujer que le embaucó?

La respuesta no tardó en llegar.

Simple y llanamente no podría. Era incapaz de seguir en un mundo tan vil, un mundo que nada traía de bueno, sino la firme promesa de un peor día mañana.
Haciendo acopio de todo el dolor de su corazón Jarok cogió su acero y lo encaró con la punta hacia su corazón. Solo quedaba un último paso, el paso que le arrebaría del sufrimiento y que lo conduciría a la nada, y estaba seguro de que la nada sería más justa con el, de lo que era la vida.
Durante un tiempo indefinible se mantuvo con la hoja pegada a su pecho, durante ese milenio pensó en su madre, la que siempre le sonreía, la que escuchaba atenta lo que había aprendido en las lecciones del día, recordó a su padre, los esfuerzos que ese magno hombre había hecho para evitarle sufrimientos a su famillia, un hombre como dios manda.
Jarok se dispuso a completar la sentencia, firme el pulso que sujetaba la hoja, firme el pensamiento que le llevaba a la dulce inexistencia, fime el corazón dispuesto a reunirse con su amantísimo padre.
Convencido de que hacía lo correcto...
Tres golpes irrumpieron su concentración, con lágrimas en los ojos Jarok dudó entre envainar el acero en su pecho o si guardarlo momentánemente y volver más tarde a su nefasta tarea
Otro golpe en la puerta decidió por el. Se levantó al tiempo que escondía las lágrimas y cualquier signo de debilidad y se encaminó pesadamente hacía la puerta de madera. La abrió y en su rostro se dibujaba una expresión de enfado porque le habían interrumpido en mitad de una tarea tan importante y digna. Rápidamente su expresión cambió al ver quien estaba al otro lado.
Era dos mujeres vestidas con hábitos eclesiásticos, una de ellas, la que había tocado a la puerta, tenía unos profundos ojos azules, el rostro era delicado y su cabello era negro como la noche. Su compañera, que esperaba unos pasos por detrás, era un poco menor, tanto en edad como en estatura, ella era rubia y de ojos azules, parecía nerviosa o preocupada.
La conversación que mantuvo con las hermanas no fue demasiado larga, Jarok, simplemente, no tenía palabras. Le dijeron que les habían informado de que allí había una mujer muy enferma, su orden las había mandado desde la capital para llevarla hasta allí y poder atenderla con todos los cuidados pertinentes en su monasterio. Jarok no sabía que decir, estaba completamente atónito, dejó que las hermanas Teresa y María se llevaran a su madre, le esperaba un viaje demasiado largo para su gusto, pero allí la atenderían como ella se merecía y estaría bajo el amparo del Señor, no había nada mejor que eso.

Jarok no tardó en salir de la ciudad. Con su madre de camino a Raverna ya no había nada que lo atara y podía dedicarse a hacer justicia.
Había perdido mucho tiempo durante su noche de incertidumbre, pero también era cierto que aquél desgraciado iba cargando con aquel demonio de apariencia de mujer, y por ese vulgar disfraz, que engaña la vista y la razón de los hombres, irían más despacio. Solo tenía una posibilidad y decidió jugárselo todo a una carta. Montó en su caballo y se dirigió hacia el norte, seguramente querrían abandonar la ciudad y sus alrederdores cuanto antes, lo más seguro es que trataran de esconderse durante una termporada en caminos secundarios y que luego tomaran alguna calzada principal que los llevara bien lejos con la mayor premura. Jarok debía alcanzarlos antes de eso.
Cabalgó al trote con su caballo y apunto estuvo de reventarlo por el tremendo esfuerzo que le hizo cumplir, abandonó las sierras blancas y las dejó al sur, pasó de la ciudad de Elisio y siguió adelante, al cabo de unas horas sus pesquisas habían dado sus frutos. Su intuición no se había equivocado y allí estaban, a lo lejos se veían dos figuras que corrían intentando llegar a un bosque que había más al norte, pero tanto ellos como el mismo Jarok, sabían que no lo lograrían antes de que él les diera alcance con su corcel.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kamina
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 5895
Fecha de inscripción : 21/01/2008

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Re: Ingreso Jarok   Vie Abr 11, 2008 1:20 am

Nolan sabía que no llegaría a tiempo al bosque, y tampoco podría apartarse a ningún lado en aquel lugar al descubierto, sino hacía algo pronto los dos estarían muertos para antes del anochecer. Miró a los ojos claros de Ilmina y supo lo que debía hacer. Rápidamente extrajo su espada larga de su vaina de cuero viejo y mientras decía unas palabras con el idioma de la magia la introdujo en el suelo, cuando supo que el hechizo estaba hecho se apartó con la espada lista. Solo quedaba ver si funcionaba.
El caballo siguió avanzando a una velocidad vertiginosa, ahora podía ver al caballero que lo montaba y guiaba, era aquel joven, Nolan se maldijo a sí mismo por no haber sido más cuidadoso, por su torpeza de nuevo tendrían que luchar. El caballo avanzó y devoró lo metros que lo separaban de Nolan mientras Jarok desenvainaba y preparaba la carga como su maestro Darwin Sunbright le había enseñado. Estaba a penas a dos metros de Nolan y de Ilmina cuando su caballo cayó. El suelo se había vuelto tan frágil en una parte que se había quebrado como cristal cuando pasó el pesado caballo por encima. Jarok salió disparado y cayó pesadamente cuatro metros más adelante, el golpe que se dio podría haber privado de consciencia a un hombre menos preparado mentalmente, pero no fue suficiente para parar a Jarok.



Por fin estaban delante de él, de ellos… los que le habían arrebatado los pedazos de su felicidad, los que se rieron de él y de los esfuerzos de su padre y del sufrimiento de su madre. Ahora era el momento de poner a ese asesino y a esa demonio donde debían de estar, ya solo quedaba eso, para bien o para mal, necesitaba que ese combate se llevara a cabo y que tuviera un final para así poder poner su alma a descansar y a lamerse las muchas heridas. Le costó toda una vida ponerse en pie y cuando lo consiguió notó que algo se había roto en su pierna. No importaba. Desenvainó lentamente la espada e intentó no pensar en el terrible dolor de su pierna mientras caminaba hacia los dos. El muchacho le miraba con ojos vacíos, sin ira en su mirada, sin pasión, solo pena. Eso fue un puñal lanzando contra su mismo corazón, su padre todavía estaría vivo sino fuera por ese desgraciado, su madre ahora mismo estaría tomando el sol en la terraza…
La miró a ella, miró los ojos que ya antes había contemplado, los mismos ojos que antes había amado, pero que ahora veía con una luz completamente distinta.
Ignorando todo el dolor de su pierna cargó contra Nolan, e Ilmina gritó el nombre de su nuevo compañero temiendo por su vida.
Su acero fue detenido por el del joven de pelo blanco, destrabó las armas, trató de hacer una finta hacia su zurda pero la pierna le falló y estuvo apunto de caer al suelo, en lugar de terminar el movimiento movió rápidamente el brazo con el que sostenía la espada y trazó un semicírculo horizontal apuntado a la cabeza de Nolan, éste no esperándose el movimiento estuvo apunto de caer en la trampa, pero consiguió doblarse sobre sí mismo lo suficiente como para que la espada pasara justo por encima suyo, Jarok improvisó un movimiento, con el toque que solo la experiencia y el duro entrenamiento saben dar giró la empuñadura de la espada sobre la palma de la mano, para volver a sujetarla cuando el filo apuntara hacia abajo, llevó acabo el movimiento con perfección marcial y dirigió la espada hacia abajo con una fuerza arrolladora, Nolan no podría haber parado de forma alguna aquella hoja, y tampoco tenía el tiempo suficiente de canalizar las mágicas energías que desharían la espada, así que apelando a toda su destreza de guerrero dio una voltereta hacia atrás y el filo de Jarok le mordió la piel a altura del costado, pero gracias a su agilidad solo se quedo en eso.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kamina
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 5895
Fecha de inscripción : 21/01/2008

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Re: Ingreso Jarok   Vie Abr 11, 2008 1:20 am

Nolan no quería hacerle daño al extraño joven, pero sabía que si el moría Ilmina caería poco después, así que tras haber esquivado el ataque hacia atrás y haber conseguido unos segundos se concentró en sus energías mágicas, su enemigo no le dio el tiempo que requería ya que se volvió a lanzar contra el utilizando una devastadora estocada, Nolan guardó parte de las fuerzas arcanas que había podido invocar y usó su espada para apartar el acero de Jarok. Con esto no conseguiría el tiempo que necesitaba así que se vio obligado a hacer otra cosa, todavía guardando las energías mágicas se dirigió hacia su Némesis con un golpe alto de espada, pero a pocos centímetros hurtó el golpe y dirigió una poderosa patada a la pierna de la que cojeaba Jarok. El grito que le arrancó le estremeció, pero consiguió centrarse lo suficiente como para poder decir las palabras arcanas, acto seguido la espada de su antagonista se deshizo en todas sus partes, la guarda se desencajó, la hoja cayó inofensiva al suelo, y Jarok se quedó sosteniendo una simple empuñadura.
Aprovechando que su enemigo estaba en el suelo, desarmado y con la pierna en estado grave Nolan pensó en coger el caballo en el que había venido el otro muchacho y salir de allí lo antes posible, lamentablemente el caballo estaba tan mal como su dueño, así que no les quedó más remedio que correr hacia el bosque.


En medio del terrible dolor, mientras luchaba por tenerse en pie, Jarok sufrió cada segundo mientras veía como los dos se escapaban entre sus dedos. El heredero del apellido Sacane casi lloraba por la impotencia de ver como sus dos enemigos encarnizados huían ante sus propias narices, si tan solo fuera más fuerte... Si tan solo tuviera más fuerza en sus brazos, si tan solo fuera más ágil, si su odio fuera mayor...
Jarok empezó a compenetrarse con ese sentimiento, cada vez se hundía más y más en el y empezó a sentir el poder. A su alrededor estalló una explosión de pura energía, la tierra empezó a temblar y a desquebrajarse, la piedras parecían levantarse y Jarok cada vez sentía más y más odio.


Al cabo del rato acabó exhausto, cayó a tierra cuan largo era y mirando al cielo descansó.
De donde había venido ese poder? Quien le había dado por unos momentos aquello que necesitaba?
Aquello por lo que había rezado y suplicado en su corazón?
Mirando al cielo lo comprendió. Había sido Él, el mismo que había acudido en ayuda de su madre, el único que no le había abandonado, el que siempre estaría allí por el.
Cristo...
Jarok recorrió el camino hasta la ciudad sientiendo un abrumador dolor en la pierna, pero éste no consiguió aminorar la marcha del joven Sacane. Devoró los kilómetros que lo separaban de la ciudad de Elisio y al entrar en ella se puso a buscar frenético una Iglesia, uno de los templos levantados en honor a Abel Cristo, el redentor del mundo.
Al entrar en la enorme Iglesia, Jarok se sintió petrificado por el poder que allí sentía, ante el crucífijo símbolo de la pasión del Señor sintió que no estaba solo, que el siempre había estado a su lado, al mirar el crucifijo era como si su mismo padre le devolviera una tierna mirada.
Se sintió reconfortado, no solo anímicamente, sino también fisicamente. Pasó toda la noche rezando a Dios, y al día siguiente, con la primera luz del alba, se puso en camino hacia el sur. Su madre ya estaría de camino hacia la capital de Bellafonte, y Jarok sabía que Él estaría cuidándola.
Con una nueva meta en mente, Jarok se dirigió a puerto Misrech, desde allí podría conseguir un sitio para alguna embarcación que se dirigiera hasta el Dominio, la tierra de los elegidos de Cristo.

Después de muchos periplos, Jarok consiguió hacerse con un billete para el barco La Reina del Sur, era un carguero que llevaba provisiones, y productos varios a la isla del dominio. La travesía no fue muy larga y gozaron de buen tiempo, al poco llegaron a La Fé, era ésta una portentosa ciudad llena de esplendor, su puerto daba la bienvenida a los visitantes de la forma más espléndida imaginable, con dos estatuas de Mikael y Gabriel, los arcángeles. Jarok contempló extasiado la magnificencia del lugar, allí todo era precioso, y fijara donde fijara la mirada se respiraba fé y amor a Cristo.
La precaria situación económica de Jarok lo llevó a pernoctar fuera de la ciudad, los hoteles eran demasiado lujosos para el, y no quería perder tiempo consiguiendo un empleo que le permitera vivir mejor, debía llegar a la capital Albidíon cuanto antes.

Después de dos días de marcha forzada y a penas sin alimento Jarok por fin llegó a la ciudad Santa, la ciudad que se había fundado sobre el pequeño pueblicillo donde nació el mismísimo Abel. Cristo.
Casi se le saltan las lágrimas al contemplar la magnificencia del lugar, toda la ciudad estaba construida en forma de cruz, y por ello estaba dividida en cuatro secciones, cada una de ellas protegida por la efigie de uno de los arcángeles.

Jarok se encontraba rezando en una de las muchas Iglesias de la ciudad cuando se le apareció un hombre con vestimenta clerical. Con una sonrisa dibujada en el rostro empezó a hablar con el. Pasó mucho tiempo, y el Padre y Jarok se veían casi a dirario y hablaban durante muchas horas, el hombre se llamaba Padre Alexias, según le contó tenía un orfanato en algún sitio, pero le habían obligado a volver al Dominio por ciertas cuestiones.
El padre confesaba a Jarok, y le servía de aliento, con él, el joven descubrió una fé distinta. Una fé que no se limitaba a alimentar las llamas de la pasión y de la venganza, sino una fé que hablaba del amor incondicional en Cristo y en los que en el viven.
Con el tiempo Jarok decidió entrar en la Iglesia, el mismísimo padre Alexias le apadrinó y le amaestró en las artes del Nehm, la fuerza interior. El poder latente de todos los servidores de Cristo, el poder de hacer justicia, el poder de defender a los inocentes.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kamina
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 5895
Fecha de inscripción : 21/01/2008

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Re: Ingreso Jarok   Vie Abr 11, 2008 1:20 am

El bueno del padre estuvo con Jarok cuando le nombraron inquisidor, lamentablemente éste se tuvo que ir justo después, y dejaron a Jarok bajo la tutela de Catilina.
Catilina era apenas una niña, no debía de tener más de trece años, pero sus profundos ojos grises desmentían su apariencia, adornaba su larga cabellera plateada con una cinta verde, y vestía una largo y precioso vestido azul oscuro.
La hermana Catilina solía hablar con una media sonrisa y con voz queda, a veces emitía una leve sonrisa cuando escuchaba algo que le pareciera gracioso, y siempre se comportaba de una forma exquisita. Jarok aprendió mucho de ella, curiosamente ella también defendía un dominio parecido al del padre Alexias, pero que difería en el de él en la forma de ver la Fé.
Sin duda la hermana Catilina pensaba que la sangre impura se debía purificar con las llamas de la justicia, una muerte sin un fin no es justicia, sólo es una masacre. Por ello ella guíaba el ánimo a donde apunta el espíritu y la Fé en Cristo. Enseñó a Jarok a controlar la ira primordial que le había despertado, a menudo emitía pequeñas risas cuando éste le hablaba de lo que el padre Alexias le había enseñado, y le recordaba su propia historia, las traiciones que había sufrido, lo malvados que pueden ser esos demonios que lucen piel humana.
Si Jarok y sus hermanos eran débiles y no hacían lo que debía hacerse, esos monstruos seguirían por ahí, matando y engañando, hundiendo a las gentes de bien en la desesperación con sus subterfugios.
Ellos, como elegidos de Cristo no podían permitirlo.

Años fueron los que pasó adiestrándose Jarok tanto en la fé como en los misterios de la energía interna del cuerpo. Siguió el cmaino de los Misterios, bebió de la inagotable fuente de conocimiento que era Catilina, pero no olvidó el consuelo que había traído a su alma el Padre Alexias, y, aunque no lo dijera en voz alta, estaba deseoso de que sus caminos se volvieran a cruzarar.

Un buen día, después de rezar su rosario matutino Jarok fue llamado a ver a su superiora, la hermana Catilina. Ella le informó gozosa de que ya podía abandonar la isla y marchar en nombre de Dios, para servirle como la Iglesia estipulara.

Jarok continuó su búsqueda contra el demonio y su concuvina, pero la jugada que había hecho éste metiéndose en la organización de Tol Rauko interfirió notablemente en su venganza, sus superiores le ordenaban que no atacara a éste sino había una causa justificada, y que por tanto, se mantuviera atento, pero nada más.

El joven y prometedor inquisidor siguió cumpliendo misiones para la orden eclesiástica, y muchos probaron la bendición de la paz en Cristo, por sus manos. Gracias al apoyo político que constituyeron sus dos maestros Jarok ascendió con rapidez y éxito en la escala de la Iglesia, hasta ser nombrado Alto Inquisidor y recompensado con una de las armas que caracterizan a éstos, una legisladora, un arma bendita, preparada para traer la muerte a los enemigos de la Iglesia.

Jarok Sacane, el hijo de un padre asesinado brutalmente y de una madre que todavía en éstos días lucha contra una inexplicable enfermedad, se convirtió en uno de los más importantes pilares de la Iglesia sobre la faz de Gaia.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Simon_Lagann

avatar

Cantidad de envíos : 2219
Fecha de inscripción : 04/02/2008

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Re: Ingreso Jarok   Vie Abr 11, 2008 1:52 am

muy muy MUY BUENO!, sublime, me ha gustado aun mas que la historia en si de Nolan, mucho mas
que manera de describir los sentimientos de Jarok, su pura ira canalizada con la benevolencia
de el Padre Alexias y concentrada con el puro poder de Catalina.

_________________
Todas las luces del cielo son estrellas
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kamina
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 5895
Fecha de inscripción : 21/01/2008

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Re: Ingreso Jarok   Vie Abr 11, 2008 2:07 am

Gracias por tu comentario Wink

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Viral

avatar

Cantidad de envíos : 5764
Fecha de inscripción : 22/01/2008

MensajeTema: Re: Ingreso Jarok   Vie Abr 11, 2008 9:34 am

¡Interesante contemplar, por fin, la otra cara de la moneda! Cuando leía la historia de Nolan, me preguntaba qué habría sido entre tanto del bueno de Jarok...

Las dudas que asolan al joven en un inicio tienen algo del discurso del "ser o no ser" de Hamlet, ¿me equivoco? Interesantes y muy oportunas reflexiones. ¡Lo curioso es que Jarok es incapaz de apreciar toda la ironía del asunto! Si sigue vivo es, precisamente, gracias a su archienemigo.

Durante el combate contra Nolan en las cercanías del bosque, hay un par de momentos en los que la acción pasa a narrarse desde la perspectiva del chico de pelo blanco. Comprendo que sería difícil hacerlo de otra manera, pero esos "saltos" resultan algo extraños y rompen la continuidad de la acción. Lo ideal sería que, ya que la historia es la de Jarok, aquélla se narrara en todo momento desde la perspectiva de éste.

Después, su peregrinaje hasta el corazón de la Iglesia y su adiestramiento a cargo de dos personas distintas y no distintas a la vez, resulta instructivo y consigue decir mucho en unas pocas líneas. La trama es sugerente; algunas cosas se insinúan y no se revelan, de modo que corresponde al lector imaginar una cosa u otra.

Uno se queda con ganas de más. ¡Bravo!

PD - Hombre, hay algunas erratas y faltas de ortografía, palabras que no existen... Pero no es nada que no se pueda corregir posteriormente echándole un vistazo más o menos detenido a lo escrito.

_________________
¡Atravesando el destino como enemigos en el pasado
y creando una nueva senda de futuro con estas manos!
¡LA UNIÓN DEL DESTINO!
¡GURREN LAGANN!
¿¡QUIÉNES OS HABÉIS CREÍDO QUE SOMOS!?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gluglu



Cantidad de envíos : 51
Fecha de inscripción : 01/05/2008

MensajeTema: Re: Ingreso Jarok   Jue Mayo 01, 2008 11:03 pm

A mi me ha gustado mucho y como dice Javi, se queda una con ganas de mas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Viral

avatar

Cantidad de envíos : 5764
Fecha de inscripción : 22/01/2008

MensajeTema: Re: Ingreso Jarok   Vie Mayo 02, 2008 5:26 am

Y dale... ¡Pero utiliza los nicks, Gluglu, que para algo están! XD

_________________
¡Atravesando el destino como enemigos en el pasado
y creando una nueva senda de futuro con estas manos!
¡LA UNIÓN DEL DESTINO!
¡GURREN LAGANN!
¿¡QUIÉNES OS HABÉIS CREÍDO QUE SOMOS!?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Ingreso Jarok   

Volver arriba Ir abajo
 
Ingreso Jarok
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Presentacion y Solicitud de ingreso en el clan
» Petición de ingreso a la familia GDM
» Petición de ingreso en el gremio
» Solicitud de Ingreso DUST 514
» Ejemplo: Solicitud de ingreso.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
DAI Gurren Dan :: Foro :: General :: Seguidores de Tytalus-
Cambiar a: