DAI Gurren Dan

Orewa dare datto omotte yagaru!!
 
ÍndiceFAQBuscarRegistrarseGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Sangre y Sombras (Historia de Shadow)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ReinarzShezzard

avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 08/06/2009

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Sangre y Sombras (Historia de Shadow)   Jue Jun 18, 2009 10:04 am

Descendiente de una de las siete princesas entregadas a Orochi para ser impregnadas con su esencia. Mestizo, medio humano medio D´Anjayni. Y un destino aciago.
Para Gavril, su existencia es algo que considera una maldición. En sus manos recae la cruz de ser uno de los que ha de despertar y hacer resurgir a esta oscura entidad. Pero la historia de Gavril es algo mas, toda su vida a girado entorno a lo que sin duda el considera su maldición.

Nacido en el noble seno de una familia D´Anjayni, al dar a luz su madre, sufrió una enfermedad que le costo la vida. Esto hizo que la familia de Gavril sintiera un rechazo por el desde muy pequeño, ya que su nacimiento fue la causa de su enfermedad y de que abandonara este mundo. Incluso siendo un recién nacido, Gavril mostraba signos inequívocos de su descendencia y maldición. No solo el extraño tatuaje en forma de serpiente que lo delataba como descendiente de Orochi, su aura y todo lo que representaba estaba lleno de ira y violencia, ya que cerca de el, la gente se volvía mas violenta y la ira inundaba a todo aquel que se encontraba a pocos metros del recién nacido. La infancia de Gavril fue muy dura, ya que incluso su familia rehusaba de el. Lo internaron en un colegio en lo mas recóndito de Moth, donde fue educado y criado, no obstante ocasionalmente, pasaba algo de tiempo junto a su familia y hermanas, quien en el fondo lo querían y aceptaban.
Cuando cumplió siete años, su sangre hervía de violencia e ira, en parte por su legado, pero también por el continuo rechazo que había recibido durante todos estos años. Esa época fue el inicio del fin.
El ver como el prometido de una de sus hermanas mayores la maltrataba sin que el patético y desquiciado de su padre hiciera nada por evitarlo, lo condujo a entrar en un frenesí de destrucción inhumano, incapaz de controlar su ira, toda su familia y quienes allí se hallaban esa noche fuero asesinados por un demonio de siete años con el don de la muerte en sus manos. Cuando volvía a su casa tras deambular en soledad por su ciudad natal, vio como el imbecil del novio de su hermana le propinaba una paliza a esta, algo en el se revolvió, y mas aun, al ver como su padre contemplaba la escena sin intervenir.

- Deja a mi hermana en paz. – estas fueron las únicas palabras que pronunciaría esa noche.
- Cállate patético crío del demonio – Dijo con aire despectivo el novio de su hermana mientras la abofeteaba desafiando al pequeño con la mirada. - ¿A caso vas a detenerme? Tu un enano de siete años.

Esas palabras, esa mirada desafiante, produjeron una consecuencia devastadora, como si el mismo destino se quebrara, todo quedo en silencio, y Gavril, fue poseído por su propia ira y la sangre que corría latente en sus venas. Incapaz de controlarse todos los que allí se hallaban esa noche, murieron a manos suyas. Horrorizados, contemplaron como el pequeño de siete años, poseía una fuerza y agilidad inhumanas, además, el ambiente se heló sobrenaturalmente, ya que el aura de maldad y la ira desatada de Gavril, emanaban un aura frío como el hielo.
Por suerte o por desgracia para el mundo, un sabio monje de Shivat, presencio la masacre, demasiado tarde para actuar a favor de las victimas pero a tiempo de socorrer al joven y cuidarlo. Cuando llego a la escena, la casa estaba llena de cadáveres, y tan solo pudo ver al joven Gavril desplomarse al suelo con las manos llenas de sangre. El maestro shivatense, fue incapaz de condenar al joven o dejarlo a su suerte, así pues, lo llevo consigo hasta su Shivat, donde pasaría la mayor parte de su vida. En el templo de Shivat, fue adiestrado en el combate, y en la auto disciplina, querían apaciguar su ira y enseñarle a combatir la violencia y furia que anidaban dentro de el. Inconscientes de que estaban creando una perfecta maquina de matar, de que alimentaban un alma maldita, con un oscuro destino. De un modo más o menos precario, parte de sus poderes fueron sellados por los maestros del templo. Una labor que costo mucha de la energía espiritual que poseían los monjes y maestros del templo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ReinarzShezzard

avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 08/06/2009

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Re: Sangre y Sombras (Historia de Shadow)   Jue Jun 18, 2009 10:05 am

Cuando Gavril cumplió los dieciséis años, su destreza en el combate desarmado era realmente insólita para alguien de su edad, no solo podía enfrentarse a los maestros de iguala igual, si no que muchos de ellos se vieron superados por el joven. Pero como en el pasado, la maldición que portaba en su seno, surgiría de nuevo para manchar su destino y sus manos de sangre nuevamente.
Su sangre maldita resurgió de nuevo con renovadas fuerzas, que o quien rompió los sellos de contención, es aun hoy un misterio. Lo que si que es cierto, es que incluso los mejores maestros del templo, nada pudieron hacer por detener a este demonio viviente. Su talento para la lucha y sus descomunales poderes, sumados a la ira que lo controlaban, fueron arma más que suficiente para exterminar a todos los que habían sido su familia durante tanto tiempo. Cuando Gavril recobro el conocimiento, contemplo horrorizado los cuerpos de aquellos que lo habían cuidado y enseñado. El dolor que sintió fue desgarrador, su alma se rompió en aquel momento. Vago sin rumbo y apartado del mundo y de la gente, por temor a volver a desatar el monstruo que llevaba dentro. En esa época, visito numerosos lugares de Gaïa, pero siempre procurando estar muy poco tiempo en compañía de la gente, apartado de la civilización y sin permanecer mucho tiempo en el mismo lugar.
Cuando tenía ya los veinte años, Hugo Azulan, uno de los maestros asesinos del Clan Barakah, descubrió al joven y perdido Gavril, viendo en el potencial suficiente para convertirse en un redomado asesino, lo convenció con la promesa de ayudarlo a contener su bestia si le seguía. En cierto modo, Hugo cumplió su promesa, ya que tras ser adiestrado en el arte de la muerte y la infiltración, y una vez hubo empezado a recibir encargos, su ira y sed de violencia quedaban parcialmente saciados con cada vida que arrebataba.
Pero fue precisamente uno de esos trabajos, lo que cambiaría totalmente su vida y sus metas, y lo que lo llevaría a llegar a controlar por primera vez a su alma maldita. La mision que había recibido era la de asesinar a un reputado señor de la guerra, pero la trama era algo mas compleja, y el final aun mas oscuro.
Shadow trepó gradualmente por encima del muro que rodeaba el jardín, avanzo tranquilo y se dejó caer sin ruido al suelo. Apretó la espalda contra el muro y se quedó inmóvil mientras esperaba que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad. Mientras su ojos no pudiesen ayudarle, forzó sus oídos para detectar cualquier sonido de peligro y olfateo el aire para los olores de los humanos. Satisfecho de que los guardias no le habían visto ni oído, se desplazo cuidadosamente a lo largo de la pared, sus gráciles movimientos, amortiguaron el sonido de sus pasos. Se agarró con una mano a la espada, que colgada de su espalda, para prevenir que chocara contra las piedras salientes. A la medida que sus ojos se acostumbraban a la oscuridad, pudo detectar la silueta de la construcción de madera y tejas de barro que era el palacio del señor de la guerra al que debía asesinar. Había entrado al jardín en su punto más próximo a la casa, pero todavía le faltaba una gran distancia para llegar al lecho de su objetivo. Acercarse a la casa no sería fácil. Aunque estaba escondido en la oscuridad, sabía que había un estanque grande, salpicado de islitas pequeñas, que debía ser cruzado. El puente estrecho estaría guardado y sería un obstáculo formidable. Y aunque habría árboles alrededor de la ruta que tomaría para esconderse, estaría en campo abierto durante la mayor parte de la distancia y podría ser visto si la luna saliera de las nubes. Escucho los sonidos de los grillos y respiró profundamente el olor dulce de los crisantemos en flor, mientras sacaba el alambre delgado y largo del fajín alrededor de su cintura. Mataría esta noche. Mataría más que una vez en este escenario que parecía más apropiado para la contemplación de la vida y la belleza. Se envolvió las extremidades del alambre alrededor de los guantes que cubrían sus manos, se agachó muy bajo y empezó a moverse hacia el palacio. Esa noche, saciaría nuevamente a su alma maldita.
El señor de la guerra deslizó el panel de la pared de su lecho y miró hacía el jardín oscuro. Él, también escucho a los grillos y respiró el mismo perfume fuerte de los crisantemos, pero estaba demasiado absorbido con sus propios pensamientos para ser afectado por el sonido y olor agradable. Se vistió un kimono sencillo blanco que colgó sueltamente sobre su figura macilenta. Su pelo, tan oscuro como la noche, estaba desatado y llegó pasado sus hombros. Sus ojos eran fríos, sus labios delgados y crueles. Su cara era el espejo de sus muchos años como un señor de la guerra. No se reflejaba allí ningún signo de piedad ni compasión.

- Está allí fuera, ¿verdad? – dijo como si estuviera pensando en voz alta. - Me está mirando en este mismo momento. - Su guerrero de más confianza se acerco hacia el, manteniéndose cerca de la pared para no ser visto por alguien desde el jardín.
- Es la hora que acordamos, –susurró. - Él ha sido bien pagado. Estoy seguro que está allí ya. – El señor de la guerra cerró el panel y entró de nuevo en la habitación.
- ¿No hay ninguna posibilidad de que los guardias sepan que viene?, no le deben parar antes de alcanzar esta habitación.
- Solamente usted y yo sabemos del arreglo, – le aseguró el guerrero. - Los guardias fuera de su habitación han sido informados de que usted había tenido una visión de la muerte y que deben estar aún más alertas. Dentro de poco les llamaré aquí dentro de su habitación y les ordenaré quedarse conmigo a su lado a lo largo de la noche. También ordenaré que uno de ellos ocupe su cama. No dejaremos nada a la suerte. En lo referido a los guardias del jardín, no les han dicho nada.

El señor de la guerra indicó su entendimiento con la cabeza mientras se sentaba enfrente del taburete pequeño de vestir cerca de su cama.

- Me ha servido usted bien. –dijo sin mirar hacia arriba. -Ahora dígame, ¿quién es este hombre que usted ha alquilado para matarme?
- Su nombre es Shadow –dijo el samurai. - Es de Moth y ha hecho muchas hazañas notables. Era él quien penetró en el Palacio Imperial y trajo noticias de los planes del Emperador Elías Barbados por medio de escuchar inadvertido la reunión que mantuvo con sus señores de la guerra. Ha matado muchas veces y ha servido a muchos señores de la guerra. Hasta el propio Elías le ha empleado.
- Entonces ha elegido usted bien. –dijo el Señor de la guerra. -Es bueno que Elías le reconozca cuando enseñemos su cuerpo y los guardias que ha matado en su intento de asesinato. Nobunaga nunca creería que tan meritorio asesino era parte de un complot diseñado por mí. Tal evidencia convencerá al Emperador que tengo peticiones justas contra el señor Kanon. Creerá que el señor de Kanon mandó a Shadow a matarme y no se interpondrá en mi camino cuando busque la venganza. Dentro de poco controlare las tierras y riquezas de Kanon y estaré mas cerca en el poder. Y tal vez, algún día, mi poder podría exceder al del Emperador. Solamente siento tristeza, –añadió sarcásticamente, -porque no podré premiar a este meritorio asesino por el gran servicio que me hace al intentar asesinarme.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ReinarzShezzard

avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 08/06/2009

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Re: Sangre y Sombras (Historia de Shadow)   Jue Jun 18, 2009 10:05 am

Shadow alcanzó el primer guardia antes de que pudiera dar la alarma. La gaza de alambre fina se pasaba por encima de su cabeza y, tirando fuertemente alrededor del cuello, atravesó fácilmente su carne y casi cegó la cabeza del tronco. Una mirada de sorpresa se congeló en la cara del guerrero mientras el asesino le bajó lenta y sigilosamente al suelo. La tranquilidad del hermoso jardín apenas había sido perturbada. Shadow retiró el alambre y lo puso alrededor de su cintura debajo de su fajín. No prestó ninguna atención al guerrero joven y muerto, cuya sangre filtro de la herida fina y empapo la tierra. Esta muerte ya era del pasado. Nunca más debería ser considerado. Ahora debía ocuparse solamente del próximo obstáculo. El segundo guardia estaba más alerta. Estaba situado cerca del puente que cruzaba el estanque, su cabeza moviéndose lentamente de un lado para otro a la medida que escudriñaba el jardín, su mano derecha posaba encima de la empuñadura de su espada larga. Era un hombre grande con hombros fuertes y anchos. Será un oponente formidable, pensó Shadow, uno que a lo mejor no podría vencer en un combate libre. La astucia, no la fuerza, sería necesaria para conquistar a este hombre. Escondiéndose detrás de los cipreses, Shadow podía acercarse hasta unos diez metros del guardia. El estanque prevenía que el asesino pudiera rodearle. Y no podía acercarse de frente sin ser visto.

- Habrá que desviar su atención y luego cruzar estos últimos diez metros antes de que pueda recuperarse el guerrero. –Pensó.

Rápida y silenciosamente se desnudó. Eligió de su arsenal dos dagas arrojadizas y una navaja afilada, que colocó en sus dientes. Se preparó contra el árbol que le escondía, apuntó cuidadosamente y envió la primera daga silbando hasta el poste del puente, cerca de la cabeza del guerrero. Asustado, el guardia giró hacia la dirección del ruido, presentando así la parte trasera de su cabeza a Shadow. Un instante después, la segunda daga salió de la mano del este… y logró su objetivo, el área blanda del cuello a la base del cráneo del guardia. Shadow empezó a correr al momento que la puntiaguda daga estaba en el aire. Sabía que las dagas no mataban. El choque inicial pasará rápidamente y el guardia podría recuperase suficientemente para pedir socorro. Debe ser detenido silenciosamente y deprisa. El grito no debe salir de su garganta. Shadow se dirigió rápidamente a través del claro y saltó encima de la espada del guerrero, una mano cercando su cabeza para tapar la boca, mientras la otra mano llevo la navaja afilada al cuello. El cuerpo del guardia se estremeció violentamente a la medida que su vida surgió de la herida. Sus brazos se sacudieron frenéticamente mientras intentó librase del ogro invisible de su espalda, pero Shadow aguantó con toda su energía, manteniendo tapada la boca de este mientras su fuerza disminuía para que el único ruido que escapara de su cuerpo fuera el gorgoteo grave y suave de la muerte. Shadow se cayó agotado al lado del cuerpo de su segunda victima. Sintió unas dolencias agudas en su pecho y hombros y se dio cuenta que también tenía heridas. La daga clavada en el cuello del guardia había hecho unos cortes profundos en su cuerpo durante la lucha. Algo en su interior se agitaba…Temio durante un instante las consecuencias.
Baño sus heridas en el agua fresca del estanque y aplicó unas hiervas curativas que llevaba consigo antes de vestirse. Ahora deseaba que su misión hubiera terminado. Le hubiera gustado dejarlo ya pero había hecho su juramento y le habían pagado bien.
Cruzando el puente, Shadow atravesó la distancia hasta el palacio muy velozmente y sin interferencias. El lecho del señor de la guerra era fácil de localizar. Le había informado con exactitud el guerrero que le pagó pos sus servicios. Se arrastró cerca de la pared y se tumbó postrado durante mucho rato, escuchando con sus oídos entrenados para los ruidos que emanaban de la habitación. Cuando niño, durante su etapa en el templo, había pasado muchos meses retirado en los bosques y había desarrollado un sentido tan agudo de audiencia que podía escuchar con facilidad el ruido de una hoja cayéndose o de un pequeño insecto gateando sobre una hoja de hierva. Mientras escuchaba, oyó la respiración rápida de alguien a la izquierda de la entrada del jardín al lecho. Era demasiado acelerada para ser alguien que dormía. De la derecha oyó el ruido del cambio de postura. Había más de una persona en la habitación. Había otros ruidos, más tenues, desde otras partes del lecho. Eran tres, cuatro, no, cinco personas en la habitación. Todas despiertas. Todas alertas. Todas esperándole. Era una trampa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ReinarzShezzard

avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 08/06/2009

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Re: Sangre y Sombras (Historia de Shadow)   Jue Jun 18, 2009 10:06 am

El número de oponentes nunca le había importado a Shadow. Se había enfrentado y vencido a mayores ventajas en sus misiones en el pasado. Pero había estado preparado en aquellas ocasiones. Esta situación nueva le cogió totalmente por sorpresa. No había esperado la traición. Y ahora su mente corría para encontrar la forma de completar su misión con éxito y vivir.

- Estarán descalzos, -se dijo así mismo,- para moverse silenciosamente. Y si hay alguien ocupando la cama en la habitación, no será mi objetivo. No se arriesgaría tanto, aún con cuatro hombres para protegerle. Por supuesto este estaría allí para atestiguar mi muerte, pero buscará su refugio en el rincón de la habitación más alejado de la entrada y la cama, y tendrá, muy probablemente, a su guerrero más fiel a su lado para defenderle en el supuesto que algo falle en su plan. Entonces serán tres los que habrá que considerar: uno en la cama y uno a cada lado de la entrada al jardín. El de la cama se quedará allí para llamarme la atención cuando entre en la habitación. Entonces el ataque vendrá desde los dos de la puerta. Tendré que eliminarles primero. Luego tendré que deshacerme del de la cama antes que pueda ponerse de pie. El guerrero que custodia al señor de la guerra será el próximo y por último eliminaré al gran Señor.

Desde la gran bolsa de tela que colgaba de su hombro, Shadow retiró diez pelotas redondas con muchos puntos afilados, cada uno tratado con un veneno mortal. Los colocó en un diseño en el suelo delante de la entrada. Silenciosamente y cuidadosamente, se subió arriba, debajo de los aleros del techo bajo que cubría el portal. Del bolsillo de su gabardina, sacó una cerbatana de junco, corta y delgada, e insertó un dardo venenoso en un extremo. Colocando la cerbatana en su boca y amarrándola con los dientes, luego sacó su espada de la vaina atada sobre su espalda. Había una cosa más que hacer antes de entrar en acción. Puso su navaja en la manga derecha para que cayera en su mano al sacudir su muñeca. Ahora estaba listo.
Enganchando sus piernas alrededor de una viga de cedro en los aleros, bajaba hasta que colgaba con su cabeza hacía el suelo y que pudiera alcanzar el panel de la entrada, 30 cm. Por encima de ellos. Asiéndolo con fuerza, dejó escapar entres sus dietes cerrados, un grito horripilante y arrancó la puerta abierta. Se levantó presurosamente mientras los dos guerreros que guardaban la entrada, se precipitaron al jardín para encontrar al intruso. Lo único que encontraron fueron las mortalmente envenenadas bolas de pinchos que cortaron sus pies indefensos. Mientras gritaban en su agonía. Shadow se basculaba hacia abajo hasta la puerta abierta, colgándose como un mono por su rabo, sus agudos ojos encontraron la cama y el sorprendido guardia dentro, apoyándose en su codo. Agarró la cerbatana entres sus dientes, apuntó rápida pero cuidadosamente y envión un dardo venenoso al ojo abierto del guerrero. Adentrándose en la sala, con su espada en la mano izquierda, Shadow rodó a través del suelo, sacudiendo su muñeca para poder coger el punto de la hoja de su navaja entre los dos primeros dedos y el pulgar de su mano derecha. Sus ojos agudos pronto localizaron al señor de la guerra en el rincón más alejado de la habitación, agachándose tras el guerrero restante. El brazo derecho de Shadow cortó el aire y su navaja se movió de un lado a otro de la habitación y se hundió en el pecho ancho del guardia. Terminó la acción en segundos. Cuatro hombres muriéndose o ya muertos, y el señor de la guerra impotente y a su merced.
Shadow cruzó la sala velozmente, su espada alzada para matar. El señor de la guerra se apretó al rincón, buscando un refugio que no existía, sus ojos dilatados por el miedo.

- No puede matarme, -chilló. -Usted está a mi servicio. Fui yo quien le pagó. Le ordenó que baje su espada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ReinarzShezzard

avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 08/06/2009

Hoja de personaje
Nombre:

MensajeTema: Re: Sangre y Sombras (Historia de Shadow)   Jue Jun 18, 2009 10:07 am

Shadow sonrió mientras indicó con la cabeza al guerrero muerto tumbado a los pies de su objetivo.

- Su sirviente me pagó bien, de acuerdo, estoy a su servicio. Acepto su cambio demente y no le mataré, tal y como me ha ordenado. Sin embargo. –Continuó Shadow mientras bajo la espada encima de la cabeza y defensa del señor de la guerra, -también el señor de Kanon me ha pagado bien, y sus órdenes son que usted debe morir.

Tras decir esto, sintió un fuerte dolor en el pecho, tal que le hizo caer de rodillas, ese fue el momento que el señor de la guerra aprovecho para coger un arma y clavarlo en su hombro con fuerza. Shadow miro a su objetivo con furia, y entonces…nuevamente la bestia de su interior surgió de nuevo.
Cuando despertó estaba en una confortable cama, en un lugar que se le hacía extraño, pues todo era enormemente mas avanzado tecnológicamente. Una figura se encontraba al otro lado de la estancia. A los pies de aquel hombre se echaba lánguidamente una descomunal pantera negra, que levantó la cabeza para observar con detalle al recién despertado Shadow. Su dueño, no obstante, ni siquiera se movió en centímetro.

- ¿Dónde estoy? ¿Quien eres? – pregunto Shadow intrigado.
- Bienvenido, Shadow. ¿Qué tal estas?- Aquella voz lo dejo congelado, e incomodo. De algún modo, le resultaba imposible contener sus propias emociones, algo inusual, ya que durante tiempo había sido adiestrado para ello en el clan Barakah.
- ¿Me conoces?- Fue lo único que pudo decir.
- He oído hablar mucho de ti, estoy interesado en adquirir tus servicios de modo permanente, además puedo ofrecerte el control sobre tu sangre y tu legado.

Shadow no pudo obviar aquellas palabras, y muchos fueron los temas que aquel día se tocaron. Si pensarlo demasiado, Shadow accedió a la propuesta ofrecida por aquel hombre que se hacía llamar Lucanor Giovanni, del que había oído decir era el último descendiente de la estirpe Giovanni, el linaje de emperadores y fundadores del Sacro Santo Imperio.
Muchos fueron los experimentos y pruebas a los que lo sometieron, empezaron implantándole un cristal psíquico en el cráneo, el cual le confirió ciertas capacidades psíquicas que no tardo en dominar. Además, le inyectaron una sustancia de color negro que le confirió unas capacidades sobrehumanas increíbles, pero los efectos colaterales fueron numerosos, ya que parte de su cordura y humanidad quedo perdida en su interior. Ya no volvería a ser el mismo, y necesitaba alimentarse de esa sustancia periódicamente o su final sería peor que el de la muerte. Pero sin duda, los beneficios le merecieron la pena, ya que aquellos duros años de experimentos y adiestramiento, le confirieron la suficiente fuerza para controlar en parte a su alma maldita. Sus capacidades de combate y sus talentos alcanzaron cotas impensables, y se convirtió en una perfecta maquina ejecutora.
Tras eso, sirvió con gran eficacia en Wissenschaft, y se convirtió en uno de los cuervos más prominentes al servicio de la organización. Lo usaban para infinidad de misiones, desde espionaje, asesinato y recuperación, hasta incluso para cazar y eliminar o capturar a sus propios compañeros descarriados. Se labro un nombre que es pronunciado con respeto y miedo entre sus propios camaradas, Shadow, el ejecutor oscuro.
Ahora pasa su tiempo cumpliendo diversas misiones para Wissenschaft, y solo responde ante el mismísimo Lucanor, quien lo considera su propio ejecutor y hombre de confianza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sangre y Sombras (Historia de Shadow)   

Volver arriba Ir abajo
 
Sangre y Sombras (Historia de Shadow)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Konami muestra a Solid Snake en Castlevania: Lords of Shadows
» Quiénes somos: Breve historia de CGC
» [New historia] Unas vacaciones muy especiales...
» Fórmula 1. La historia de las Ferrari 312
» Shadow of the colossus

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
DAI Gurren Dan :: Foro :: General :: Seguidores de Tytalus-
Cambiar a: